texto imágenes

PAPIROFLEXIA EN PIEDRA reflexiona sobre la construcción del pasado. Se basa en un conocido espacio público de Barcelona, ​​la plaza Sant Felip Neri, un lugar que hace de patio de la escuela del mismo nombre, mientras es frecuentada por numerosos grupos de turistas.
Ese lugar sufrió el ataque de la aviación italiana el 30 de enero de 1938, durante la Guerra Civil española. Era el primer ensayo de bombardeo por saturación sobre una ciudad europea. La táctica consiste en atacar con bombas una zona y volverlo a hacer al poco tiempo. Se consigue así causar víctimas, no sólo entre los ocupantes de las viviendas elegidas como blanco, sino también entre las personas que han acudido a prestar auxilio a las primeras víctimas. La primera explosión es lo que hoy se conoce como una bomba trampa. En San Felip Neri, el primer ataque tuvo lugar en la 9 de la mañana. El segundo, poco después de las 11h. Hubo muchos muertos. Más de 80. La mayoría niños refugiados de guerra, acogidos en el entonces ex-convento.
Antes del bombardeo, la plaza ocupaba menos de la mitad de superficie que en la actualidad. Era tan pequeña que, durante el ataque actuó como metralla de sí misma. Se destruyeron totalmente todos los edificios, excepto la iglesia y el convento adjunto. Desde ese momento, cada día, un zócalo de profundos impactos da testimonio de aquella agresión. La extensión de la cenefa dolorosa certifica las dimensiones originales de la antigua plaza.
Después de la guerra la plaza era un solar, hasta que, a principios de los años 60, fue remodelada, en una obra dirigida por el entonces arquitecto municipal Adolf Florensa. Poco antes, se había edificado el único inmueble de viviendas, que aún existe.
Para completar ese nuevo espacio se trasladaron los restos del naufragio de dos edificios antiguos. Las centenarias sedes del Gremi de Calderers y el del Gremi de Sabaters. El primero de ellos había sido construido en la plaza del Àngel y fue afectado por las obras de apertura de la Via Laietana, una gran reforma urbanística que modificó una densa área urbana de la ciudad antigua a principios del siglo XX. Este edificio no viajó directo hasta el lugar donde hoy se encuentra. Antes, sus piedras fueron trasladadas provionalmente a la plaza de Lesseps. En la actualidad la construcción ha sido profundamente retorcida. La fachada, recta en el emplazamiento original, ahora se dobla en un ángulo de la plaza. Además, el balcón del edificio, que ocupaba su fachada posterior, sobre la desaparecida calle de Fileteres, ha pasado al frente de la construcción, sobre el arco de la entrada al nuevo espacio por la calle del Bisbe. Esta fachada estrujada es la que, precisamente da título a toda la panorámica.
El edificio contiguo, el Gremi de Sabaters había sido construidoel la desaparecida calle de la Corríbia,frente a la Catedral. Esta zona fue demolida poco después de la guerra, ya que resultó muy afectada, precisamente, por los mismos bombardeos que destruyeron la plaza que ahora acoge a estas edificiaciones migradas.
La plaza actual es, por tanto, el largo epílogo de la construcción de un distrito inexistente hasta hacía muy poco, el barrio Gótico. Es un espacio inventado, de piedra migrada y memoria implantada. De forma análoga, la panorámica fotográfica se construye con imágenes cosidas entre ellas. Son fotografías antiguas de los edificios en sus lugares originales. Ya sea en la propia plaza, o en los ya desaparecidos espacios donde pasaron tantos siglos. PAPIROFLEXIA EN PIEDRA las une en una imagen nueva, inventada y verosímil. Como la plaza que representa.

PAPIROFLEXIA EN PIEDRA
LA INVENCIÓN DE LA PLAZA SAN FELIP NERI
Espacio SantaCreu-Moliner Arquitectes
C/ Guàrdia, 9 Bcn
Oct, 2019-Feb, 2020